Aloo Studio

ESCRÍBENOS CONTACTO@ALOO.MX
LLÁMANOS (777) 314 49 89
CONTACTO

Cómo conseguir clientes de calidad para tu empresa

como atraer clientes de calidad a tu empresa

Existen muchas formas de conseguir clientes y tú ya conoces algunos. Podrías usar la publicidad tradicional en radio y televisión o repartir volantes. La publicidad tradicional suele dirigirse a un público masivo, es costosa y no garantiza resultados.

Si ya has vivido esta situación usando algún formato como volantes, lonas o hasta comerciales de tv o radio, déjame mostrarte una idea diferente que supone un cambio de paradigma sobre cómo conseguir clientes de calidad para tu empresa ¿Estás listo?

Conoce a tu cliente

No me refiero a que los conozcas a todos por nombre (que si lo haces no está mal), sino a que tengas la certeza absoluta de qué tipo de clientes quieres atraer para tu empresa.

Saber algunas características generales y otras específicas sobre su estilo de vida, te permite hacer una inferencia con la que puedes tomar mejores decisiones.

¿Son jóvenes menores de 25 años o son padres de familia, tienen las mañanas libres o trabajan hasta tarde, prefieren música moderna en inglés o baladas de los 80’s en español?

No se trata de suponer, sino de investigar. Sería complicado y poco útil encuestar a cada uno de tus clientes, por eso lo que te propongo es que sólo entrevistes a cinco de tus mejores clientes: los más asiduos, los que más dinero ingresan a tu empresa, los que te han recomendado con sus allegados, los que se muestran satisfechos con lo que ofreces, con los que tienes una mejor relación.

Para darte una idea más clara te invito a ver un ejemplo de perfil del comprador ideal en este artículo.

Aprenderás mucho de tu cliente con este ejercicio y, a mediano o largo plazo, te traerá ganancias reales.

Habla su lenguaje

¿Sabías que debido a la función que realizan las neuronas espejo las personas tendemos a imitar los movimientos, gestos y palabras de las personas con las que convivimos? Es una habilidad que nos permite generar empatía emocional, lo cual es realmente útil para socializar, sentirnos parte de un grupo y que se aplica también al campo de las ventas.

Como empresario, tu intención es que tu empresa se parezca a tu cliente, imitar los rasgos de su personalidad para generar una experiencia más agradable para él. Entonces, hablar su lenguaje equivale a usar su forma de expresión oral, escrita y de personalidad.

Es recomendable que uses un blog donde resuelvas las dudas que tus clientes puedan tener acerca de tu empresa, donde hables de las noticias de tu industria, tomando siempre en cuenta que el contenido es para ellos y que escribes sobres sus intereses (que no siempre son los mismos que los tuyos).

Además puedes hacer ampliar el alcance de tu contenido para conseguir clientes con las redes sociales y con campañas de email.

Ten en cuenta que todo el material, impreso o digital, que represente a tu marca, debe dejar claro qué es lo que tu empresa hace por tu cliente, en qué le ayuda. Por lo tanto es importante que verifiques que tu página web, volantes y hasta tu establecimiento físico respondan con claridad a ese cuestionamiento.

No sirve que digas que tu empresa es la mejor del sector (todas dicen lo mismo). Incluso se ha vuelto un cliché entre las empresas decir “sentimos pasión por servirte” o algo por el estilo.

Más allá de que esto sea cierto en tu empresa, para tu cliente es más útil que le digas qué problema va a resolver con lo que ofreces.

Un cliente real

Cuando has logrado atraer a tu cliente ayudándolo con contenido útil y has replicado su estilo de vida en la imagen de tu empresa, estás en el camino correcto para convertir a un desconocido en tu cliente real.

Hoy en día los clientes se atraen con ayuda desinteresada de tu parte. A medida que te conviertas en una fuente confiable de información, generas en tus prospectos el deseo de conocer a tu empresa  y, eventualmente, comprar en ella.

Te propongo que hagas un ejercicio de memoria y reflexión sobre tus propios hábitos de compra. Hablo en serio, saca papel y lápiz (o tablet, si prefieres) y escribe los nombres de los últimos artículos que has leído en internet o servicios que has comprado, ahora trata de recordar por qué decidiste comprar ese producto o servicio en particular o leer ese artículo.

Te muestro mi lista:

  • Afinación de mi auto
  • Té verde

Encontré un tutorial en YouTube de un taller local, lo cual me sorprendió, no fue de otra ciudad o país. Con este video aprendí una manera novedosa para  lavar yo misma la vestidura de mi auto sin que sea agotador y sin maltratar el material, hice la prueba y ¡Dio resultado! Ese truco me ayuda a darle mantenimiento entre cada lavada en el servicio de autolavado.

Ya que me fue útil, investigue un poco más, entre a su página web y vi que ofrecen los servicios de mecánica y electromecánica. En este momentos estoy considerando llevar a este lugar mi auto para su próxima afinación.

Además encontré otros consejos e información sobre autos, incluso aprendí cómo medir los niveles del auto. Lo mejor es que entendí la información, a pesar de no ser experta en mecánica.

Esta empresa sabe cómo conseguir clientes, incluso ha logrado que me emocione por comprar un servicio del que hasta hace poco no sabía nada. Mi familia está sorprendida de todo lo que ahora sé sobre el tema.

Cuando tu cliente aprende a resolver sus problemas con tu información, se convierte en tu mejor publicidad, un vocero de tu marca.

Ahora hablemos del té verde. Para serte sincera yo soy una gran fanática del café, por lo cual decidirme a tomar otra bebida requirió de más investigación que el caso anterior. Consulté en diversos blogs, vi diferentes videos con expertos en salud y leí una larga lista de beneficios de la bebida en cuestión que van desde ser un aliado para bajar de peso hasta que es la cura definitiva contra el cáncer.

Y aún con todas esas bondades no me decidí a integrarlo a mi rutina… hasta que encontré un blog con una receta que admitía que el sabor del dichoso té es bastante simplón, sobre todo si acostumbras tomar algo más fuerte cómo un espresso ¡Por fin sentí que me entendían!

Este blog, que pertenece a un restaurante, fue más allá: me dio una receta deliciosa usando el té. Una mezcla de té negro, té verde, hojas de naranja, canela, cardamomo y clavo, le cambian por completo el sabor y tiene incluso más beneficios. Lo hice con los ingredientes que tenía en casa y en verdad me sorprendí.

No sólo me gustó el sabor, sino la idea de que este lugar comparte en internet una de sus recetas. De hecho, ellos venden esta bebida en su local y si lo deseas puedes comprar la mezcla de hierbas ya preparada para hacerla en casa o en el trabajo.

No tardé en ir a conocer el establecimiento, y sí, me llevé una grata sorpresa. La comida es buena y con precios accesibles. Me agradó la decoración y el ambiente informal y relajado, los meseros son atentos sin ser invasivos. Y por supuesto, me llevé a casa un poco de esa mezcla de tés.

Me convertí en su cliente de una manera muy natural: ellos me ayudaron con información que resolvió mi problema y me vendieron una solución que cubría mis necesidades (ya que honestamente no me veo mezclando el té todas las mañanas).

No he dudado en recomendar este lugar a mis conocidos, sobre todo a los que les gusta este estilo de restaurante y que viven o trabajan cerca de él.

Mantén la relación con tu cliente

La relación con tu cliente debe ir más allá del momento de la compra. Es necesario mantener una relación cercana con él.

Invita a tu cliente a seguir tu blog para que se enteré cuando publiques un nuevo post, coloca stickers con tu cuenta de Facebook en las paredes de tu local o en los recibos. Puedes hacer videos demostrativos de tu servicio o producto en YouTube.

El punto es que compartas información útil, interesante, curiosa o divertida que fomente la cercanía entre tú cliente y tu empresa. Haz que para tus clientes sea un deleite abrir un correo tuyo (no un spam), que desee compartir tus fotos con sus amigos de Facebook, y que dejé comentarios en tus videos.

Mantener y nutrir la relación con él es una constante: desde que escribes una nueva entrada en tu blog hasta el servicio de post venta.

Ahora ya sabes más de cómo conseguir clientes.

¡Empieza a poner estos cuatro pasos en práctica!

Gabriela Trejo

De todas las formas de comunicación existentes mi favorita es la palabra escrita, y es a través de ella que espero ayudar al lector a conocer más sobre cómo crecer en su empresa o negocio.

Ver todas las entradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *