Aloo Studio

ESCRÍBENOS CONTACTO@ALOO.MX
LLÁMANOS (777) 314 49 89
CONTACTO

5 cosas que debes considerar para tu marketing educativo

marketing-educativo

Todas las escuelas o instituciones educativas ofrecen un servicio, que por definición es un intangible, es decir que no es posible percibir a través de los sentidos. Además en la mayoría de casos no es posible “probarlo” antes de hacer la compra. De ahí la importancia de implementar estrategias para tu marketing educativo.

Sin embargo, los clientes comienzan a percibir la calidad de una escuela incluso antes de contactar o visitar la misma. A través del personal de servicio a padres y alumnos (clientes), instalaciones, la construcción de la marca (nombre, logotipo, página web), opinión de alumnos actuales, ex alumnos y por supuesto el precio. Este conjunto de elementos ayudan a formar la opinión que la gente tiene de tu escuela. Y son parte de lo que debes considerar en tu plan de marketing educativo.

Una institución educativa debe implementar estrategias de marketing, como cualquier otra empresa. Si bien tradicionalmente a las instituciones educativas no se les considera o se les llama “negocios”, en la práctica sí lo son.

Un colegio, desde preescolar hasta postgrado, tiene como meta  satisfacer la demanda y expectativas de alumnos, padres, docentes, y de la sociedad en su conjunto. Lo logra a través de una oferta educativa que consciente de las necesidades actuales ofrece a los alumnos capacitación necesaria para hacer frente a la realidad.

Sin embargo al momento de elegir una escuela tanto padres como alumnos no sólo se fijan en las materias y lo profesores. Por ellos, es interesante evaluar cuáles son los elementos que puedes destacar para que tu escuela comience a poner en práctica acciones de marketing educativo.

Hemos hablado antes de la importancia de conocer a tu cliente ideal, si aún no estás familiarizado con este concepto, tienes que leer este artículo. De este modo podrás conocer con más precisión cuál de los siguientes consejos de marketing educativo aplica mejor para tu caso  en particular.

Ahora quiero presentarte 5 ideas más específicas sobre cómo poner en práctica este plan.

Adáptate al horario de tus clientes

Cuando conoces las necesidades y el dolor de tus clientes, puedes hacer mucho por ayudarlos. Pensando en este sistema es que fue implementado el sistema de escuelas de tiempo completo en al educación básica: los padres tienen oportunidad de completar su jornada laboral sin andar a las carreras y los niños ocupan su tiempo en actividades deportivas y hacen sus tareas. Es un ganar ganar para ambas partes.

Obviamente este tipo de servicios implican un costo extra y muchos padres están dispuestos a pagarlo ya que en realidad resuelve su problema.

En los niveles de educación media superior y superior ya no hay que adaptarse a los padres, sino a los alumnos. Revisa tu plantilla, encuéstalos o entrevístalos y descubre si trabajan medio tiempo, si hacen deporte, o si ya  son padres de familia. Algunos datos son más predecibles que otros, el punto es que uses esta  información para ayudar a tus estudiantes (clientes).

Modalidades presenciales, semi y a distancia.

La combinación de estas modalidades ha dado resultados para el sistema educativo y de capacitación a nivel mundial, y por supuesto en México no es la excepción. La transición  de la educación en aula hacia al aprendizaje a distancia ha sido posible gracias al uso de tecnologías de la información y comunicación, es un cambio de paradigma que permite llegar a más personas fuera de la localidad.

Analiza si para tu escuela o institución es factible crear este tipo de programas y la inversión que esto supone para tu negocio.

Alianza con el mundo laboral

Una de las cosas que más aflige a los estudiantes, y a los padres, es encontrar trabajo relacionado a la carrera. Para resolverlo, algunas universidades han creado departamentos de vinculación empresarial en la que se ponen al día con lo que cada mercado o sector está buscando. Ya sea a través de programas de entrenamiento, becarios o incluso empleos en forma, los alumnos pueden tener experiencias en el mundo laboral real.

De esta manera la escuela cumple con su deber de satisfacer lo que el sector empresarial y/o gubernamental están buscando, y aunque no es una idea nueva (se comenzó a hacer a finales del siglo XVIII cuando fue una novedad unir ambos sectores), en México aún falta mucho por lograr en este ámbito que sigue sufriendo algunos altibajos.

Sin duda, la posibilidad de trabajar en una empresa antes de egresar es un gran elemento del marketing educativo y puede ser un buen diferenciador de la competencia.

Flexibilidad en materias curriculares y extracurriculares

La personalización de productos y servicios es ahora algo común en la sociedad de la información. Es por ello que instituciones educativas de todo el mundo buscan la manera de poner en práctica un plan de estudios flexible que se centre en las competencias de las individuos y que dicho plan sirva al propósito de formar profesionales con buenos fundamentos teóricos y prácticos.

Además, el concepto de flexibilidad implica un conocimiento no sólo del mercado sino de los alumnos, para que cada uno tenga opciones que complementen sus talentos y aptitudes.

La flexibilidad en el plan de estudios es quizá la estrategia que implica más reto y al mismo tiempo más beneficio. Si esta idea puede ayudar a tus clientes a sentirse mejor preparados y/o más a gusto con su futuro profesional, esta puede ser una buena opción a incluir en la planeación de tu marketing educativo.

Determinar política de becas

Ofrecer becas tiene dos beneficios: atraer al mejor talento y mejorar la imagen de la institución. Los planes de becas son algo común en muchas universidades. Sin embargo, y esta es una opinión personal, he notado como muchas escuelas (en particular universidades) usan esta estrategia de rebajar sus costos y terminan becando al 80% del alumnado. En esos casos, la beca pierde su sentido original de ser un reconocimiento a la dedicación y talento académico.

Sólo tú, como agente educativo que eres, sabes lo que necesita tu escuela. Sin embargo, es mejor idea que el sistema y política de becas apliquen para quien en verdad lo amerita. El esfuerzo de los alumnos más brillantes pueden motivar al resto a dar lo mejor de sí.

Revisa con el área de contabilidad de qué manera y hasta qué porcentajes pueden otorgar. Si todo marcha bien, los mejores alumnos formarán parte de tu escuela y eso significa mejor prestigio para tu marca como institución educativa.

Me gustaría saber tu opinión y experiencias en el marketing educativo. Así que si lo deseas deja un comentario en este artículo y en nuestras redes sociales.

 

 

Gabriela Trejo

De todas las formas de comunicación existentes mi favorita es la palabra escrita, y es a través de ella que espero ayudar al lector a conocer más sobre cómo crecer en su empresa o negocio.

Ver todas las entradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *